5 ago. 2010

Carta de Edu a Teresa



Teresa, la soledad es un viajero. Yo no puedo hablarte de la sole sino de las soles que me acompañan. Creo que a cada uno le acompañan muy distintas soledades… las que tienen que ver solo contigo, la que tiene que ver con los demás y la que encarnan a personas concretas.
Un dia se fue mi padre, y un tiempo después  vino a visitarme  una sole fea, pequeña, envejecida, arrugada y muda. Creo que  casi invalida por lo poco que se mueve o evoluciona pero segura de si misma y  es muy incómoda,  viene y va, aunque creo que tan solo se esconde, que no se va del todo, e intuyo que al final seremos casi amigos y quizás se quedará  siempre…con o sin permiso.
Hay otra soledad que es preciosa, aunque casi ficticia,  es la sole del contrato, con la que he pactado cuando puede venir,  y cuando no, sabe que solo cuando la llame viene y entonces me acompaña  y tenemos un bonito romance. Me ha acompañado en mi vida varias veces y nos llevamos fetén.
Pero hay otra que da miedo que aterra y que sin saberlo se cuela en las entrañas de la sociedad, de cada uno,  y nos visita en algún momento. Se convierte en el gobernante del barco, el que maneja el timón, y nos impulsa a hacer cosas, acciones que creemos que nos liberan pero que solo  nos llevan a que  sole se sienta mejor, se instale mejor, se crezca o se haga  mayor. Nunca hay que perderle de vista porque ella sabe que volverá cuando hayas olvidado como aprendiste a hacer que se fuera.
A esta, ahora no le tengo miedo, pero se lo  cosas, la recibo, paso con ella un rato, pero se da cuenta que es débil o a lo mejor se da cuenta que  aún no olvidé la última lección que me dio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario